jueves, 14 de febrero de 2008

Cañas y atraco

Asaltan el mercado de Sueca y sólo se llevan embutido ibérico tras tomarse allí unas cañas (Levante-EMV)

Sembla que la seqüència del misteriós atracament fou així:
- Una parella de jubilats acudeixen al mercat de Sueca per tal de comprar un poc de fruita, peix i verdura.
- Amb el carro ja ple a caramull de viandes, i cansats de patejar durant més d’un hora d'aparador en aparador, decideixen entrar en un dels bars del mercat a prendre’s un piscolabis.
- Com és dijous i un dia és un dia, demanen dues canyes.
- El cambrer els porta les dues cerveses i una tapa, un platet amb salsitxó.
- Quan acaben avisen el cambrer perquè els porte el compte.
- El cambrer s’apropa a la tauleta on estan asseguts els jubilats i els deixa la nota.
- Maria li pregunta al seu home, mentre es disposa a obrir la cartera: A cuánto sube?
- Pepe, estupefacte, li contesta: “Son 12 euros”
- Maria, incrèdula, crida: ”Ésto es un atraco!”
- El cambrer i el cuiner esglaiats s’amaguen darrere la barra.
- La parella de jubilats aprofita la conjuntura: Pepe carrega el carro i Maria pega l’últim glop de cervesa, ràpidament peguen a fugir per cames del local.

VK


PS1. Junta Central Fallera investiga la selección de la Fallera Mayor (El Mundo)
Home, està clar que la xica no té massa gust, però tampoc és per a investigar-la

PS2. Font de Mora niega haber llamado al catalán lengua extranjera (Levante-EMV)
Efectivament el Conseller no ha tardat massa i ja ha esmenat els seus polèmics comentaris d’ahir. Per tal d’arrodonir l’aclariment, tot seguit ha puntualitzat, “yo lo que realmente quería decir era que el cat..., bueno éso que hablan los que nos niegan el trasvase, es como mucho, un dialecto del castellano con aires de grandeza”.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Font de Mora perd ocasions a dojo per a estar-se calladet. Con que abans de la LOGSE, eh? Ja, ell deu ser de l'época quan estava vigent la llei anterior a l'anterior. Per cert, ja que fa referència als noms de les llengües del seu temps, podria llegir el que diu el DICCIONARIO DE LA RAE (1970)-amb el dictador pul·lulant pel món-, pel que fa al "valenciano". Li ho recordem? VARIEDAD DE LA LENGUA CATALANA QUE SE HABLA EN LA MAYOR PARTE DEL ANTIGUO REINO DE VALENCIA. Malauradament, ara les coses han canviat per a mal. Això de "la mayor parte" caldria corregir-ho a la baixa.

L'HOME DEL CARRER de les llengües mortes.

Anónimo dijo...

Ye xavals: us passe un article aparegut al diari Valencia Hui. ¿Parla clar o fa botixes? Ja era hora què algú parlés clar a la premsa valenciana. ¿Què n'opineu?

EL PEZ GLOBO

La bancada siniestra de las Cortes Valencianas no sale de su espejismo existencial -o de su empeño artero-. La última espuma de su parlamentarismo extravagante ha sido pedir más espacio para la “izquierda plural”, como si aquí hubiese más de una izquierda; como si los partidos tuvieran derecho a más espacio del que les dan los votos.

Eso de “izquierda plural” y “progresismo diverso” recuerda el “destino en lo universal” que inventaron los mitificadores del régimen franquista: un intento de proporcionar tornasoles legendarios al totalitarismo, a la idea fija. Sólo hay que ver el acercamiento instintivo de nacionalistas, comunistas y republicanos indígenas cada vez que hay plebiscito. Todos renuncian, con más o menos disimulo, a sus peculidariades para “detener” a la derecha. No hay, pues, varias izquierdas; es la misma dividida en cachos. Lo suyo no es pluralidad, sino atomización.

Llamarse “plural”, en el caso de la izquierda valenciana, equivale a hincharse como un pez globo: parece que hay mucha izquierda pero en realidad no hay nada nuevo. El Compromís, como cualquier otra ensambladura que puedan ensayar, no pasará nunca de puro concepto aéreo porque no es “coalición”, sino “repliegue”.

Con la falsa diversidad, además, el comunismo valenciano finge una madurez que no tiene, oculta el ramalazo “rojo” -”rojo” de 1936- que todavía une a Bloc, EUPV, ERPV y una parte del PSOE cuando les aprieta la congoja electoral.

Por mucho que se vista de “izquierdas”, nuestra “izquierda”, como la izquierda española, sigue siendo la versión contraria del franquismo: un comunismo demodé que vio, en lugar de simple alternancia democrática, prefiguraciones de III República en el ascenso de Zapatero al poder. De ahí su lenguaje panfletario y la distorsión anacrónica que caracteriza sus alusiones a la derecha contemporánea.

La izquierda valenciana pide más espacio porque se ahoga entre sus vendas de momia.

Anónimo dijo...

Peladilles intel·lectuals com aquesta mereixen ser recordades "in aeternum". Que t'hi jugues que algun rector la llegirà en el sermó de diumenge?
Si algú sap l'adreça electrònica del diari Valencia Hui que la passe, per favor: vull subscriure'm-hi des d'ara mateix.

Anónimo dijo...

¿Qué vos pareix açò? Estava publicat a El País:

EL PUNK

El Punk ha cumplido treinta años. Ha perdurado en el tiempo, se ha trascendido a sí mismo el movimiento que proclamaba —Sex Pistols dixerunt— la inexistencia del futuro. “¡No hay futuro!”, clamaba desde lo alto del escenario Johnny Rotten; “¡No hay futuro!”, aseguraba desgañitándose; y han pasado tres décadas. Ignoro si alguno de sus incondicionales del momento le creyó, si alguno de sus fans perdió toda esperanza en el mañana y pereció sumido en el despiporre absoluto. El caso es que Mr. Johnny no lo hizo; es más, aguantó el paso del tiempo y ahora, cincuentón y aburguesado, acaba de presentar un libro contando sus memorias. Todo el nihilismo, toda la predicación apocalipticomusical de su grupo no fueron, por tanto, más que un berrinche adolescente, un frenesí transitorio.
Los reyes del Punk vuelven, como las Spice Girls, como los Backstreet Boys. Todos aprovechan el actual vacío de originalidades. Pero el caso de los Sex Pistols, de Johnny Rotten y su banda, es distinto. Las chicas picantes y los chicos de la calle de atrás nunca dijeron que no había futuro. Fueron, quizá sin saberlo, más prudentes, y dejaron abierto el portillo de un posibe regreso. Sex Pistols no; ellos negaban el futuro, y por eso hay una cierta humillación en su pervivencia. El tiempo les ha desmentido; el porvenir, al que tanto vilipendiaron, les ha esperado sendero arriba para deslucirles el retorno.
En realidad, cualquier afirmación de que “no hay futuro” —la del Punk treintañero y la del relativismo contemporáneo— es un pretexto para la inconsciencia, un deseo de suprimir las responsabilidades, una incitación al autoengaño. Pura manipulación. El carpe diem de Horacio no se refirió jamás a un presente inerte, sino proyectado, ilusionado, referido a lo venidero; porque vivir el momento sólo tiene sentido entre un pasado y un horizonte.

VK dijo...

Doncs em sembla que: "La izquierda valenciana pide más espacio porque se ahoga entre sus vendas de momia punk".